Del dicho al hecho

Formándonos para el cambio

  • Doscientos ochenta educadores de 12 colegios de la Red Educacional Ignaciana (REI) iniciaron un programa de formación de tres años enfocado a promover el desarrollo del pensamiento crítico y creativo y las inteligencias múltiples

 

RED EDUCACIONAL IGNACIANA.-

En el mes de enero de 2018 un grupo de 280 educadores comenzaron un proceso de formación para la mejora, el cambio y la innovación de la educación. Esta formación es liderada por la congregación de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret, encabezadas por la Madre Montserrat del Pozo, quienes han realizado por décadas exitosas transformaciones en sus colegios, las que han sistematizado y hoy ponen a disposición de la educación en todas partes del mundo.

Este proceso de formación tiene una duración de tres años, donde cada año se desarrollan tres módulos de dos días cada uno aprendiendo de manera activa diversas formas de lograr el desarrollo del pensamiento crítico y creativo, y las inteligencias múltiples. Es un proceso que quiere habilitar y empoderar a los educadores para ser diseñadores del aprendizaje y entregarles un lugar protagónico a los estudiantes.

Los colegios que han comenzado este proceso son:

  • Con todos sus profesores:
    • Colegio José Antonio Lecaros, Estación Central
    • Colegio San Alberto, Estación Central
    • Escuela San Ignacio de Loyola, Valparaíso
    • Escuela San Ignacio, Calera de Tango
    • Colegio San Luis Beltrán, Pudahuel

 

      • Colegio San Francisco Javier, Puerto Montt
      • Colegio San Mateo, Osorno
      • Colegio Nuestra Señora del Camino, la Reina
      • Colegio San Ignacio El Bosque, Providencia
      • Colegio San Ignacio Alonso Ovalle, Santiago
      • Colegio La Misión, Calera de Tango.
      • Colegios Padre Hurtado y Juanita de los Andes, Las CondesCon 10 a 15 educadores por colegio:

    Por una educación del siglo XXI

     

    Por Danilo Frías, coordinador de colegios jesuitas de la Compañía de Jesús

     

    Estamos viviendo en un mundo en permanente cambio y muchos de ellos vertiginosos. La educación está en medio de ellos, desafiada a una transformación de las formas de enfrentar el proceso de enseñar y de aprender, no siempre estando a la altura de estos retos.

    En muchas partes del mundo se ha estado reflexionando sobre la imperiosa necesidad de una renovación de la educación que se ha impulsado por décadas. Un ejemplo de este esfuerzo ha sido la red de colegios jesuitas de Barcelona, donde han impulsado un trabajo significativo en este sentido bajo el título “Horizonte 2020”.

    En esta misma línea, los colegios ignacianos de Chile han comenzado una búsqueda de formas adecuadas para repensar nuestras prácticas y lograr más y mejores aprendizajes en nuestros estudiantes.

    En esta búsqueda, compartida por colegios del mundo particular pagado y particular subvencionado, nos hemos vinculado a la congregación de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret, encabezadas por la Madre Montserrat del Pozo, quienes han realizado por décadas exitosas transformaciones en sus colegios, las que han sistematizado y hoy ponen a disposición de la educación en todas partes del mundo. Estas iniciativas, principalmente desarrolladas en el colegio Montserrat de Barcelona, también sirvió de inspiración para Horizonte 2020 de los jesuitas.

    Los elementos fundamentales que proponen trabajar las hermanas, en el programa de formación Nazaret Global Education, es desarrollar el pensamiento crítico y creativo, trabajar las inteligencias múltiples por medio del trabajo cooperativo y otras diversas estrategias para el aprendizaje activo, como el “Aprendizaje Basado en Proyectos” (ABP).

    Es así como hemos emprendido procesos de reflexión y formación con profesores y directivos de un amplio grupo de colegios de nuestra red, para dar pasos concretos de mejora y actualización de nuestros proyectos educativos. Nuestro Chile necesita un cambio en educación y nosotros queremos aportar en ello.

  •  

     


    La Compañía de Jesús es sostenedora de 2 colegios y 2 escuelas particulares subvencionadas gratuitas. En ellos estudian 2.450 estudiantes desde pre escolar a IV Medio, de los cuales 359 presentan, además de su condición de vulnerabilidad, necesidades educativas especiales